La Viña

 

En el “Liber dotaliorum ecclesiae urgellensis” del año 1.106 (documento que se encuentra en el archivo del Obispado de Urgell) está escrito que la parroquia de Sant Julià de Cerdanyola pagaba, en esa época, parte de sus tributos con vino. Este dato nos confirma que ya en el siglo XII en esta zona de producía vino suficiente como para pagar los tributos. Esto nos indica que las viejas cepas que hemos encontrado donde crece ahora nuestro viñedo, son de hace muchos años. De hecho seguramente el viñedo se dejó de cultivar en la zona por la baja productividad, la dureza del cultivo y la competencia con los viñedos del sur de Francia.

Actualmente tenemos una hectárea y media de terreno cultivado en pequeños bancales que se encuentran en altitudes entre los 1.000 y 1.300m. Todas las tareas de preparación de la tierra y cuidado del viñedo se realizan manualmente y sin mecanización.

La recuperación del viñedo en este espacio está cambiando el paisaje volviendo su uso agrícola y dando visibilidad a las paredes y cabañas que nuestros antepasados fueron construyendo con mucha técnica y mucho esfuerzo, piedra sobre piedra…millones de piedras.